GENERALIDADES DE LAS PRUEBAS DE ADN

Los estudios de filiación, conocidos popularmente como "análisis de ADN" o "Pruebas de Paternidad", consisten en métodos de biología molecular que permiten identificar el patrón de marcadores genéticos de un individuo, para establecer el parentesco entre personas. Es decir, podríamos comparar al marcador genético con una huella digital en el ADN de las personas que participan del estudio, comparándolas se deduce un posible parentesco entre ellos.

El motivo más frecuente por el que se solicita este tipo estudio, es para definir la paternidad. Esto se logra analizando la tríada madre-hijo-padre propuesto y se determina la coincidencia de marcadores genéticos entre el hijo y el padre propuesto, ya que del componente genético materno en el niño se tiene certeza. También se pueden estudiar otras relaciones de parentesco (hermandad, abuelidad, maternidad, etc.).

Los análisis se pueden realizar potencialmente sobre cualquier muestra biológica o tejido en el que se encuentren células con núcleo. Generalmente las muestras más utilizadas son sangre, células de la mucosa oral que se toma con hisopos de algodón, cabello y uñas.

Si entre los marcadores analizados ninguno o algunos coinciden, decimos que hay "EXCLUSIÓN DEL PADRE PROPUESTO", en este sentido el resultado es determinante e informa que no es el padre biológico con certeza.

Si la coincidencia es total para los marcadores analizados, se dice que hay "INCLUSIÓN DEL PADRE PROPUESTO". En este sentido, el resultado no ofrece una certeza absoluta y debe ser interpretado en términos de probabilidad. Para ello se utilizan programas de cálculo estadístico que arrojan determinados índices que serán interpretados por el profesional que acreditará el grado de fiabilidad del resultado.

PREGUNTAS FRECUENTES